SIL

¿Qué pasa con Bildu?

En el centro, el candidato de Bildu, Pello Otxandiano (EHB).

Casi todas las encuestas pronostican un resultado preocupante: que EH Bildu podría haber sido la primera fuerza política en el País Vasco. Finalmente ha sido segunda fuerza pero empatando escaños con el PNV. Ahora todo el foco mediático se centrará en Catalunya. 

Como decía Platón, nada sucede por casualidad y menos en política. Estamos ante un primer síntoma de la normalización institucional que se ha llevado a cabo por parte del Gobierno socialista y de sus socios de una fuerza política cuyas raíces entroncan con la herencia del terrorismo de ETA. Un pasado que da la sensación de que  cada vez es más difícil de recordar porque a los partidos nacionalistas en general y al PNV en particular no le ha interesado. Pero hay mucho más: si analizamos el voto, lo que realmente más llama la atención y lo más preocupante es que los más jóvenes apuestan por EH Bildu

Según la encuesta del CIS, el 36% de los votantes entre 18 y 24 años t votarían al partido de Arnaldo Otegi en las elecciones del País Vasco de este domingo 21 de abril. La gran mayoría de los jóvenes desconocen la historia porque en sus colegios no les han enseñado quién es Miguel Ángel Blanco. Ni quién es José Antonio Ortega Lara, que estuvo secuestrado en un zulo de 3 metros de largo por 2,5 de ancho y 1,8 de altura más de 500 días. 

Y por eso el nacionalismo e independentismo suman 54 diputados, dos más que hace cuatro años, lo que representa el 72% del parlamento vasco

No se ha hablado en los colegios de los años duros de ETA donde políticos, periodistas y policías morían todos los días por defender la libertad. De cuántas familias tuvieron que irse de sus pueblos o ciudades porque les amenazaban con matarlos o secuestrarlos. Pero de otras etapas históricas como la guerra civil o el franquismo no tengo ninguna duda de que sí. Esa ha sido (y es) la política educativa que ha llevado a cabo el PNV con la complicidad del PSPV. Y por eso el nacionalismo e independentismo (PNV y EH Bildu) suman 54 diputados, dos más que hace cuatro años, lo que representa el 72% del parlamento vasco. O el 67,7% en términos porcentuales.

Al desconocimiento en general de la historia que tienen las generaciones que emergen, se suma el lavado de cara que ha hecho Bildu estos años: ha pasado de ser una izquierda radical y minoritaria a aparentar ser la izquierda friendly y no dar miedo a las generaciones emergentes. Y por eso se ha quedado a menos de 30.000 votos de la primera fuerza política (concretamente 28.819 votos menos que el PNV). ETA ha conseguido lo que quería, que era estar en las instituciones. Y ahora, están más cerca que nunca de gobernarlas.

Alex Cortés
Alex Cortés
Jurista. Consultor y analista político. Presidente del think tank Criterio Joven.

NOTICIAS RELACIONADAS

SIL
SIL

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

ANÁLISIS / Cuando contar deja de tener sentido

El 27 de agosto publiqué un artículo en este diario titulado “Mejor si dejamos de contar” en el que con cierta ironía...

El alcalde de Llívia deja de militar en ERC por el caos en la Cerdanya

El alcalde de Llívia, Elies Nova, ha informado que deja de militar en ERC por las medidas contra la Covid aplicadas en...

La realidad y los comentarios precipitados

Era de esperar que tras conocerse el resultado de las elecciones del pasado 12 de mayo habrían de multiplicarse los análisis y,...

Descontrol emocional: voto irracional

El romanticismo surgido en Alemania y Reino Unido a finales del siglo XVIII colabora muy negativamente en los recurrentes desastres y despropósitos...
- Publicidad -