BNEW
BNEW
BNEW

Taiwán: acercamiento a China aunque no lo parezca

La presidenta de Taiwán Tsai Ing-wen cesa en su cargo el lunes 20 de mayo.

El próximo lunes 20 de mayo tomará posesión del cargo como nuevo presidente de Taiwán Lai Ching-te quien fue elegido en las elecciones del pasado mes de enero. Ese sábado 13 de enero se celebraron en Taiwán no solo elecciones presidenciales si no también legislativas. Estas últimas han pasado muy desapercibidas. El análisis que nos han llegado de estas elecciones es, como siempre, muy superficial: continuidad en el poder del partido liberal de centro izquierda DPP (Partido progresista Democrático), que a los ojos de la China continental comunista es un partido independentista. El nuevo presidente Lai Ching-te era el anterior vicepresidente con la presidenta Tsai Ing-wen, quien no podía optar a un tercer mandato.  

La contundente advertencia del presidente chino Xi Jinping de que Taiwán escogía entre guerra y paz aparentemente no influyo. La China comunista respondio con prontitud a los resultados calificado a Lai de generador de problemas. La tensión entre la China continental y la isla parece que empeora y se incrementa el riesgo de conflicto armado al no ganar los candidatos más proclives a un entendimiento, no porque estos últimos quieran una fusión, sino porque consideran que son el mismo país y la discusión es “solo” quien es el gobierno legítimo, no en vano el nombre oficial de Taiwán es República de China y su compañía área China Airlines, frente a la República Popular China y Air China.   

En Asia se valora la experiencia y también afecta la división de la oposición en los resultados finales

Si efectuamos un análisis más profundo observamos que Lai gana con solo un 40%, frente al 57% de su predecesora. Al ser el candidato más votado ese porcentaje, aunque no alcance el 50%, le garantiza la presidencia, particularidades del sistema electoral taiwanés. El 60% del electorado, una clara mayoría, es partidario de una mejora de las relaciones con el continente. El candidato del conservador Kuomintang y alcalde de New Taipei, Hou Yu-ih consiguió un 33,49% y el tercer candidato en liza, representando al Partido Popular (TPP), una escisión hacia el centro del PDD, Ko Wen-je, un significativo 26,46%. Es curioso que los tres candidatos son de la misma edad, todos ellos 65 años, mes más mes menos. En Asia se valora la experiencia y también afecta la división de la oposición en los resultados finales.

Por otra parte, el PDD pierde la mayoría en el parlamento, obteniendo 10 diputados menos, se queda con 51 sobre 113. Ya no es ni siquiera la fuerza más votada. Le supera el Kuomintang con 52 escaños y una considerable ganancia de 14 diputados con relación a la anterior legislatura. La tercera fuerza, el TPP (Partido Popular de Taiwán) obtiene 8 con una ganancia de 3 y candidatos independientes se quedan los 2 restantes. No hay una correlación directa entre los resultados de la elección presidencial y los de las elecciones legislativas pese haberse celebrado el mismo día.

La economía de la isla depende en gran parte de sus relaciones y negocios con la China continental que es el destino del 42,3% de sus exportaciones

El PDD tampoco tiene mayoría territorial. Sus candidatos fueron mayoritariamente derrotados en las elecciones municipales de hace un año. Estamos por tanto ante un escenario distinto, considerablemente diferente al de hace solo un año. Una cohabitación complicada, un PDD en retroceso y debilitado con una amplia mayoría de la ciudadanía contraria a sus tesis. No en vano la economía de la isla depende en gran parte de sus relaciones y negocios con la China continental que es el destino del 42,3% de sus exportaciones (un 14,1 % es a Hong Kong y el 28,2% al resto). Estados Unidos, supone tan solo un 14,7%. La política de la presidenta Tsai Ing-wen de disminuir la dependencia de China y focalizarse en otros países de sudeste asiático no ha funcionado. La situación económica también influye a la hora de votar.

En contra de la opinión de muchos analistas y articulistas, no creo que a Xi Jinping le vaya mal tener a Lai en Taiwán. De hecho, debería saber bien que sus declaraciones y actuaciones influyen en el resultado, y al atacarlo ha reforzado a Lai, al igual que los acontecimientos y protestas en Hong Kong en 2019, provocaron que Tsai revalidara la presidencia cuando la tenía perdida por su política económica, asi lo indicaban en 2020 las encuestas. A todos los regímenes autoritarios les va bien un enemigo externo para desviar la atención, en un momento dado, de los problemas internos. Lo único, a mi entender, que podría disparar un conflicto sería que en China se descontrolara en exceso algún asunto interno, algo similar a lo sucedido con las islas Malvinas y el ocaso de la dictadura argentina. Las transiciones siempre son complicadas.

Cada día decenas de aviones comerciales unen la isla con el continente cruzando los 130 km, en su punto más cercano, del estrecho

Mientras seguimos recibiendo mensajes apocalípticos, cada día decenas de aviones comerciales unen la isla con el continente cruzando los 130 Km, en su punto más cercano, del estrecho. Los taiwaneses pueden tener tarjeta de identidad de la República Popular China. Un 10% de ellos viven en el continente, los cuales por cierto no pudieron votar. Taiwán sigue siendo líder mundial en industrias clave como la de los microchips, continúa controlado empresas en China y beneficiándose de los tiras y aflojas entre China y USA al hacer de puente entre ellas. Taiwán tiene una renta per cápita de 31.000 dólares y china Continental de 12.000. Eso sí, ambos coinciden en una profunda crisis demográfica. 

La vida continua en el lejano oriente, Taiwán estará unos dias presente en la prensa debido a la toma de posesión de Lai. Taiwán resiste de forma admirable al mayor terremoto en 25 años, de 7,2 grados. De hecho afrontan un terremoto significativo, de más de 4 grados, cada día y 5 tifones al año. 

El expresidente taiwanés Ma Ying-jeou, autor del principio de las tres negaciones, ni unificación, ni independencia, ni uso de la fuerza, se reunió el 10 de abril con Xi Jimping en Pekin, repitiendo el encuentro que ya mantuvieron en Singapur en 2015, pese a que formalmente los dos partidos a los que representan están en guerra civil desde 1927, con el paréntesis de la II guerra mundial. La economía y los ciudadanos taiwaneses, pese a la inestabilidad de la naturaleza y de la incertidumbre política continúan prosperando. Deberíamos inspirarnos en ellos.

Agustin Argelich Casals
Agustin Argelich Casals
Agustin Argelich Casals, es ingeniero de telecomunicaciones, consultor independiente en tecnologias digitales, experto en innovación y liderazgo. Miembro del think tank Intelligent Community Forum. Autor de Analizar Actuar Avanzar

NOTICIAS RELACIONADAS

BNEW
BNEW
BNEW
BNEW

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

Un periodista deportivo de TV3: «La Roja me la trae floja»

TV3 ha sido denunciada en numerosas ocasiones por su sesgo hispanófobo. El último episodio teñido de esta inclinación tuvo lugar ayer en...

El alcalde de Llívia deja de militar en ERC por el caos en la Cerdanya

El alcalde de Llívia, Elies Nova, ha informado que deja de militar en ERC por las medidas contra la Covid aplicadas en...

ANÁLISIS / Cuando contar deja de tener sentido

El 27 de agosto publiqué un artículo en este diario titulado “Mejor si dejamos de contar” en el que con cierta ironía...

Vic inaugura un buzón para denunciar el uso del castellano

Prosigue el hostigamiento institucional contra el bilingüismo en Cataluña. El Ayuntamiento de Vic ha anunciado a través de redes sociales la puesta...
- Publicidad -