Barcelona New Economy Week

ENTREVISTA / Anthony Sànchez: «El conseller Miquel Buch debe dimitir. No está capacitado para el cargo»

Cofundador de Joves Nous Catalans, autor de dos novelas de ficción sobre la independencia catalana y estudiante de Historia, Sànchez se presenta como negro, gay e independentista

Anthony Sànchez, en una imagen sacada de su Facebook.
Anthony Sànchez, en una imagen sacada de su Facebook.

Cofundador de Joves Nous Catalans, la entidad independentista que promueve el separatismo entre las comunidades de extranjeros que residen en Cataluña, Anthony Sánchez es, además, autor de dos obras, Catalunya XXI, 260 dies d’obstinació y Catalunya XXI, pau i guerra. Con ambas dice querer «abrir un debate» sobre una supuesta Cataluña independiente «a través de la ficción». Sànchez, que cursa estudios de Historia en la UAB, es hijo de catalán y hondureña. Pero se presenta, sobre todo, como «gay, negro e independentista». Un cocktail que tiene como resultado a un joven que, a sus 23 años, apuesta por el nuevo Junts de Carles Puigdemont como fórmula para cambiarlo todo. Y él lo hace utilizando vías como la red social Twitter, en la que, como @acorey_cat, se mueve como pez en el agua le pese a quien le pese.

Usted se presenta como negro, gay e independentista. Vayamos por partes. ¿Siente racismo en Twitter?

Depende de según qué comentarios, es evidente que el racismo existe y persiste. Eso hay que combatirlo y yo intento hacerlo con palabras. Es lo que más odian los racistas, que se les combata con la palabra.

¿La red les facilita envalentonarse y luego en la calle muestran otra forma de ser?

Yo creo que en la red muestran su esencia. Se sienten más seguros y creen que son más inmunes. Se atreven más en Twitter que en la vida real. Viendo cómo se comportan en Twitter, te das cuenta de lo que realmente son. En la calle no se atreven a serlo.

En Cataluña, ¿siente usted el racismo en la calle en su día a día?

Personalmente, no. Pero sí conozco a gente negra de mi edad que sí lo sufren. Tengo algún conocido que ha empezado a ir a una discoteca de cercana a Sabadell al que no le han dejado entrar por ser negro. 

¿Aún sucede eso?

Ya le digo que yo no lo he sufrido, pero sí me consta que otra mucha gente sí. Insisto, yo en persona no lo he vivido. Pero tengo empatía y, si les atacan a ellos, me atacan a mí.

Los casos están ahí pero la sociedad los niega o los califica de casos aislados.

Lo siento mucho pero no son casos aislados. Aquí tenemos, por ejemplo, racismo institucional, que es algo de lo que no se habla mucho pero que está ahí. Hace unas semanas supimos de unas grabaciones en las que unos mossos llamaban a un chico “negro de mierda” y “mono”. Esto se vive y es penoso que el Departament d’Interior, en lugar de suspenderles de empleo y sueldo, se haya limitado a cambiarles de puesto. Ahora están en oficinas. Eso es vergonzoso. Y creo que el conseller Miquel Buch debe dimitir. No está capacitado para el cargo y, viendo algunas actuaciones, es algo evidente.

Pero también es verdad que, en la política, no hay apenas negros. Curiosamente, tenemos un diputado catalán negro, Ignacio Garriga, que de Vox. 

¡Me parece tan triste que, encima, los pocos negros que hay en política sean de Vox!

La gente tiene que ver que existen estas injusticias. Es difícil combatirlas cuando estás solo. Pero, si unimos fuerzas, podemos ser imparables.

Anthony Sànchez

Bueno, imagino que usted también lo considera un partido de ultraderechas pero es el único con varios negros como protagonistas destacados de su acción política. Lo hace sin ningún complejo pero los demás los tildan de racistas.

Es verdad. Pero también hay que decir que en el Parlament de Cataluña, aunque no haya negros, hay un par de diputadas de origen magrebí, Saloua Laouaji (JxCat) y Najat Driouech (ERC). Además de un conseller, Chakir el Homrani (ERC). 

Mi hijo mayor es etíope y yo admito que vivo con miedo. Ahora tiene 16 años y le pido que tenga cuidado. ¿Qué le diría si fuera su padre?

Yo le recomiendo que sea él mismo, que se cuide porque la calle es peligrosa. Y, sobre todo, si tienes un color diferente. También que sea fuerte y que combata las injusticias. Lo más importante es denunciarlo. La gente tiene que ver que existen estas injusticias. Es difícil combatirlas cuando estás solo. Pero, si unes fuerzas y hablas con mucha más gente, podemos ser imparables.

Usted es también independentista. 

Sí, lo soy. Y, además, soy militante de Junts. Pero eso no significa que les deba obediencia. Pido la dimisión de Buch y hay mucha gente dentro del partido que también la pide. Es una persona que no está capacitada. Y no solo por el tema del racismo institucional. También por cuestiones como la brutalidad de la BRIMO en diferentes movilizaciones independentistas. Nos prometieron la auditoría más grande de la historia de los Mossos pero no hemos visto nada. Hay irresponsabilidades muy graves y Buch tiene que rendir cuentas.

La independencia es una herramienta fundamental para lograr políticas más justas para el conjunto de la ciudadanía.

Anthony Sànchez

¿Qué cree que sería distinto para usted en una Cataluña independiente?

Creo que es una herramienta fundamental para lograr políticas más justas para el conjunto de la ciudadanía. En el actual estado de las autonomías hay un déficit fiscal impresionante en que la ciudadanía catalana no recibe realmente lo que debería recibir. El Gobierno del Estado no cumple con las disposiciones que debe cumplir, como la adicional tercera del Estatut que le obliga a financiar infraestructuras de forma justa. Hay diferentes agravios que no se han solventado y que creo que no se solventarán. Por eso pienso que en una república catalana esto funcionará de otro modo. Y no tendremos a los Borbones, que es evidente que también han robado. El Estado protege a la monarquía. Hay muchísimas evidencias, como las comisiones de Juan Carlos I por el AVE de la Meca o el escándalo de lo de Iñaki Urdangarín. Han robado y se ríen de los ciudadanos. Se creen propietarios de España.

¿Por qué rompió la foto de Felipe VI en Teve.cat?

Porque creo firmemente que tengo derecho a mostrar mi protesta contra la monarquía. Y lo volvería a hacer. 

Me llama la atención que usted sea independentista porque el nacionalismo, en general, tiene más o menos dosis de supremacismo. En el caso del nacionalismo catalán, tenemos a figuras muy despreciables por racistas como son Pompeu Gener o, más cercanas en el tiempo, el líder de ERC Heribert Barrera. No sé si sabe que Barrera decía que los afroamericanos eran menos inteligentes que los blancos y que los negros deberían volver a subirse a los árboles. Perdone, pero no entiendo qué vínculo puede tener usted con admiradores de estos personajes.

Hay gente despreciable en todas las ideologías, incluida la nacionalista catalana. Es gente que a mí nunca me representará. Yo represento un independentismo abierto, que no excluye a todo aquel que quiera formar parte del mismo. La verdad es que, en el ámbito independentista, nunca me he sentido excluido. Pero es verdad que hay personas, por suerte pocas, que claramente racistas por lo que he ido viendo. Pero, por suerte, no son mayoría. 

Usted, entonces, conoce otros ejemplos de racistas dentro del independentismo. 

Sí, claro. Pero es que el independentismo no es un ángel de luz perfecto. Tampoco lo es el españolismo. 

Hay gente despreciable en todas las ideologías, incluida la nacionalista catalana. Es gente que a mí nunca me representará.

Anthony Sànchez

Sí, pero ustedes identifican el españolismo con Vox. Y resulta que este partido sí tiene a dos negros entre sus filas orgullosos de serlo: Ignacio Garriga y Bertrand Ndongo.

Sí, pero que ellos sean negros no le quita el racismo a Vox. Y, si hablamos del machismo, saltan todas las alarmas.

¿Por qué? Las caras más visibles de Vox son dos mujeres, Rocío Monasterio y Macarena Olona. Yo no soy de Vox, pero la realidad es esta. Para usted es un partido homófobo, racista, machista, pero la realidad es que, al menos en caras, esto no se ve.

Que haya mujeres dentro de las filas de Vox no significa que sean feministas. Solo hay que ver que se quieren cargar la Ley de Violencia de Género. Es verdad que hace falta una ley que proteja otros casos. Por ejemplo, hay violencia machista en el mundo LGTBI y no se habla de ella. Son actitudes que existen más allá de lo hetero.

Usted es autor de dos libros: ‘Cataluña XXI, 260 días de obstinación. La fuerza del cambio y las garras del mal’ y ‘Cataluña XXI. Paz y guerra’. Por lo que he leído, imagina una Cataluña independiente y, a través de la ficción, le gustaría abrir un debate sobre cómo debería ser el futuro. 

Bueno, yo intento poner sobre la mesa en ambos libros que, si no se hacen las cosas bien, habrá que asumir las consecuencias, tanto en Cataluña como en el ámbito internacional. Si en este s. XXI no hacemos las actuaciones más correctas, si no resolvemos las injusticias cotidianas, habrá consecuencias claras que perjudicarán a las futuras generaciones. La trama de ambos libros se basa en una investigación de crimen organizado y de terrorismo ultranacionalista español. Pero con eso quiero poner sobre la mesa las cuestiones que le  digo. 

Yo no quiero que Junts se convierta en otra nueva Convergència. Si sucede, significará que no se ha hecho nada para estar a la altura del s. XXI.

Anthony Sànchez

Usted es militante de Junts, que ahora es otra cosa. Tiene como líder a Carles Puigdemont y se acaba de presentar como partido. ¿Qué sensaciones le traslada este cambio?

Hay mucho por recorrer. Es importante que se siga abriendo este partido de forma democrática, que todo el mundo pueda decidir claramente qué es lo que quiere y, sobre todo, espero que no se produzcan los errores del pasado. Ahí vemos cómo ha acabado el PDeCat, que es un spin off de Convergència. Yo no quiero que Junts se convierta en otra nueva Convergència. Si eso sucede, significará que no se ha hecho lo necesario para lograr algo nuevo y estar a la altura del s. XXI. Tiene que ser un partido que de verdad tenga en cuenta a las bases, en el que se pueda escoger tanto a los líderes como a los que estarán en las listas electorales. Tiene que ser un partido en el que prime de verdad la democracia participativa. 

Bueno, ahora tienen el proceso del congreso y la elección de la dirección del partido. Parece que esta nueva formación nace con la intención de volver a declarar unilateralmente la independencia.

Es que ya tenemos claro que no es posible un referéndum pactado. El único partido español que defendía esto era Podemos y, por lo que vemos, ha abandonado completamente esta bandera. Y el PSOE y el PSC también han dejado esta vía. Si no hay voluntad política por parte del Estado a facilitar que los catalanes tengan derecho a decidir en las urnas, sin violencia ni represión desmedida, no queda otra opción que continuar por la vía de los hechos, por la vía de la autoafirmación. La vía de construir una república catalana a pesar de que lo intenten impedir las cloacas del Estado. Si queremos un futuro, hay que luchar por él.

Los que no queremos la independencia, entonces, también tendremos que luchar por lo que creemos.

Yo pienso que, si queremos un país para todos, podemos sumar a los que no quieren ser independentistas. Yo quiero una república para todos y veo que eso no lo puedo lograr en España. Es algo triste. 

Usted se presenta también como gay. ¿Utiliza Twitter para hacer activismo sobre esto?

Sí, sobre todo en el tema de los ataques que sufrimos. Quienes los niegan y dicen que no se están incrementando mienten. Yo no sé a qué se debe el incremento de ataques pero tengo clarísimo que hay que incidir en la educación. En los colegios, los chavales se siguen riendo de los chicos que tienen pluma. Eso lo he vivido yo en Bachillerato y yo no tengo pluma.

Soy abiertamente gay y me siento orgulloso de ello. Es una forma más de amar.

Anthony Sànchez

¿Usted ha sido siempre abiertamente gay o salió del armario en algún momento?

Yo lo hice durante el Bachillerato. Antes no lo tenía claro, era la etapa de la exploración típica de la juventud. Pero soy abiertamente gay y me siento orgulloso de ello. Es una manera más de amar.

¿Su condición sexual le ha dado problemas en Twitter? Gente como Roger Molinas, @arqueoleg en Twitter, sí me ha contado que ha sido víctima de este tipo de persecuciones. Parece que vivimos en un momento en el que todo vale contra el adversario.

No lo conozco pero me parece algo asqueroso. Uno puede atacar a alguien por su ideología pero no por esto. Eso lo hace mala gente. Es realmente asqueroso actuar así. Hay que hablar con la gente, dialogar, entenderse… No hay otra opción. Por ejemplo, seamos o no independientes, tendremos que hablar, no vamos a desaparecer ni unos ni otros. Pero no puede ser que se ataque a los demás así. No podemos construir nada bueno desde el odio y el menosprecio.

Usted ha vivido en su casa dos culturas, la catalana y la hondureña. Sigo sin entender que sea independentista y catalanista.

¡Y más, porque mi padre es de origen andaluz! Pero yo soy así (risas). Mientras haya respeto y deseo de bien para todos, se puede ser todo lo que uno quiera.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

Caos en Educación Especial: el Govern pretende que los alumnos contagiados sean confinados en los colegios

El Departamento de Educación, dirigido por el republicano Josep Bargalló, ha creado un nuevo frente de incertidumbre y nerviosismo en los centros...

ENTREVISTA / Rosa Cobo: «La pornografía no puede estar accesible en internet para nadie»

El currículum de Rosa Cobo (Cantabria, 1956) es apabullante. Licenciada en Ciencias Políticas y Sociología por la UCM, actualmente imparte Historia de...

Elsa Artadi (JxCat) pone en el punto de mira al columnista Albert Soler por criticar a la mujer de Puigdemont

La portavoz de JxCat en el Ayuntamiento de Barcelona, Elsa Artadi, ha arremetido este martes contra Albert Soler, columnista del Diari de...

Frívola, pero de izquierdas, excajera y muy feminista

A pesar de todo, Irene Montero está dispuesta a regalarnos grandes momentos y titulares memorables. En esta legislatura, sigue sin encontrar su...