La división entre separatistas avanza: nace Escons, electores que solo votarán a quienes prometan la república catalana

Promoverán el voto solo para formaciones que se comprometan a declarar la independencia antes de 2023

Independentistas posando con urnas del referéndum ilegal del 1-O de 2017.

Si algo han lamentado siempre los separatistas en Cataluña ha sido la falta de unión entre los numerosos grupos que defendían la independencia pero, a la vez, eran incapaces de ponerse de acuerdo sobre el camino para llegar a ella. Entre 2012 y 2017 esa división desapareció. Los creadores del procés, hoy imputados por presuntos delitos relacionados con la corrupción, lograron la tan ansiada unidad promoviendo la creación de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) e impulsando a Òmnium Cultural. Así, Carme Forcadell y la desaparecida Muriel Casals se convirtieron en las caras visibles de un movimiento que, decían, iba de abajo a arriba, aunque la realidad fuera todo lo contrario.

Carmen Forcadell saliendo de la prisión en la que cumple condena (Europa Press).

2017, con el referéndum ilegal y la efímera declaración unilateral de independencia, se convirtió en un año simbólico. Los independentistas comprobaron que solo la unidad podría llevarles a rozar la separación de España. Sin embargo, la acción de la Justicia, por un lado, y los intereses de los partidos políticos mayoritarios en el mundo independentista por otro, dieron al traste con la unión. Tres años después y a las puertas de unas nuevas elecciones autonómicas, la realidad es que el independentismo está mucho más dividido que en 2012. Si ayer elliberal.cat les presentaba a la nueva plataforma Donec Perficiam, hoy son Escons los que se dan a conocer. Un nuevo grupo que tiene como objetivo atraer a aquellos electores que estén dispuestos a votar única y exclusivamente a partidos que se comprometan y garanticen que declararán la independencia y la república catalana en los dos primeros años de la próxima legislatura.

Abuso de confianza

En su manifiesto, Escons se refiere a la independencia como «remedio para evitar las múltiples injusticias graves y sostenidas» que, aseguran, padecen los catalanes. Todo con el objetivo de declarar una república que, añaden, permita «llevar a cabo soluciones y políticas sociales». Escons acusa a los partidos de «consolidar un nuevo discurso independentista que les encaje en la realidad autonómica». Algo que hacen, añaden, «abusando de la confianza de una ciudadanía que prefiere que las instituciones estén en manos de partidos locales».

La nueva entidad se presenta como «lobby republicano» que se coordinará «aprovechando las nuevas tecnologías» para «tomar el control de un mensaje adulterado que nos quiere llevar al letargo». El grupo, integrado por «gente políticamente activa» pretende «fiscalizar y presionar» a los partidos que concurran a las elecciones. Algo muy similar a lo que recientemente planteó la ANC pero que, de momento, no se ha traducido en ninguna acción práctica.

Atomización y falta de liderazgo

Así las cosas, el panorama político separatista a dos meses y medio de las elecciones del 14 de febrero, sorprende por la atomización y la falta de liderazgos. No se vislumbra en estos momentos ninguna formación o entidad que pueda agrupar a la mayoría de los votantes independentistas. El cansancio y la pandemia del COVID-19 han enfriado la acción en la calle. Y, por otro lado, los enfrentamientos entre JxCat y ERC o las luchas internas en la formación que preside Carles Puigdemont se han convertido en protagonistas de la acción de estos partidos en los últimos meses. Paralelamente, han ido surgiendo otros con la independencia como punto número uno de su ideario. Pero, de entre todos ellos, solo el PDeCAT podría contar con el apoyo suficiente como para llegar a sacar representación parlamentaria.

Carteles de Tsunami Democràtic en el Camp Nou.

Finalmente, las entidades que hasta hace poco tiempo lideraban el movimiento separatista, la ANC y Òmnium Cultural, han perdido peso, tanto ante los ciudadanos como ante los partido políticos. Atrás han quedado aquellos tiempos en los que las exigencias de Forcadell eran órdenes. Elisenda Paluzie nunca ha logrado el peso ni el protagonismo de la hoy condenada por el referéndum ilegal del 1-O e intenta retomar el pulso de la calle sin éxito. En Òmnium Cultural, la condena de su presidente, Jordi Cuixart, pesa como una losa y, si bien se mantienen las diatribas contra España, lo cierto es que la organización prefiere volcarse ahora en campañas contra la monarquía o la pobreza.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

Junts fracasa en su intento de ‘macro-repulsa popular’ a Pedro Sánchez durante una visita al pueblo de Puigdemont

Unos veinte manifestantes independentistas han recibido entre gritos, insultos y Esteladas al presidente del gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a la...

Ecos Independentistas/ Cría cuervos y te colgarán de un puente

Los partidos independentistas —ERC, JxCat y CUP— han recibido amenazas de muerte. Pero no hay ecos de ello en la prensa independentista....

El PSC rechaza dejar a Vox sin senador, como pretenden los separatistas: «No nos saltaremos la ley»

El separatismo se ha propuesto dejar a Vox sin el senador por designación autonómica que le corresponde por sus resultados electorales del...

Ayuso tilda de «curioso» que Puigdemont participe en elecciones en Cataluña cuando reside en Waterloo

La candidata del PP a la Presidencia de la Asamblea de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha definido como "curioso" que el ex...