SIL
SIL
SIL

El semanario británico ‘The Spectator’ critica la «cultura del agravio» del separatismo catalán

El rotativo achaca el problema a las cuatro décadas de adoctrinamiento mediático y escolar por parte del nacionalismo

Participantes en la manifestación de la ANC portan esteladas, en Barcelona a 1 de octubre de 2019 Foto: Europa Press

El secesionismo catalán siempre ha dedicado ingentes esfuerzos a exportar un relato sobre Cataluña en el extranjero coincidente con sus tesis. Sin embargo, no todos fuera de España parecen dispuestos a adquirir de manera acrítica su visión del problema. Este ha sido el caso del prestigioso semanario británico The Spectator, que este lunes ha publicado un tribuna en la que el analista Jim Lawley critica la «cultura del agravio» cultivada por el nacionalismo catalán.

«Escocia, declaraba el Times en 1856, es «manifiestamente un país en búsqueda de agravios». Lo mismo podría decirse de Cataluña, que ha celebrado elecciones regionales esta semana», arranca el artículo de Lawley. Seguidamente explica que, un siglo más tarde, tras la transición, se trató de corregir esos errores históricos otorgando a la región unos poderes de autogobierno sin precedentes. «Desde entonces, la autonomía de Cataluña ha aumentado aún más. Hoy en día, entre otras competencias, tiene poder en educación, su propio cuerpo de policía, servicio de salud y canales de radio y televisión».

Falta de sentido histórico

No obstante, el texto relata que, desde entonces, lejos de disminuir, la lista de agravios no ha dejado de crecer. «Durante las últimas cuatro décadas, tanto los medios de comunicación como los programas escolares han fomentado la sensación de que Cataluña es un país diferente y han promovido una narrativa de victimismo», denuncia Lawley. Se trata, según él, de toda una generación escolarizada exclusivamente en catalán que se ha «empapado de una versión selectiva y distorsionada de la historia catalana». Pese a ello, afirma, la «facilidad con la que algunos separatistas afirman que la España democrática moderna somete a Cataluña a una represión de tipo franquista sugiere el poco sentido histórico que tienen».

Por otra parte, el artículo no olvida criticar el «mensaje subliminal» presente en las previsiones meteorológicas de la televisión catalana, que «muestran el Mediterráneo occidental pero excluyen la mayor parte de la Península Ibérica», dando a entender que Cataluña no forma parte de España. Asimismo, recuerda que los «separatistas se refieren ahora habitualmente al resto del país como «el Estado español» en el mismo tono de voz que los nacionalistas escoceses se refieren a “Westminster”».

Corrupción y cultura clientelar

Lawley también reseña que, aunque Cataluña nunca ha sido un estado independiente, la comunidad ha sido dotado de algunos instrumentos propios de un país soberano, incluyendo varias «embajadas» en capitales extranjeras. Además, «a medida que se ha ido concediendo más autonomía, se han ido añadiendo capas de administración dotadas de un número cada vez mayor de empleados públicos, lo que ha fomentado la corrupción y la cultura de la dependencia».

Finalmente, Lawley se pregunta por el futuro de Cataluña tras las elecciones del pasado domingo. «Si, como parece probable, finalmente surge otro gobierno independentista de las negociaciones postelectorales que ahora comenzarán, ¿qué podrá hacer durante los próximos cuatro años cuando no hay una hoja de ruta que conduzca a la independencia? La respuesta, por supuesto, es que puede ir pasando el tiempo y seguir añadiendo alegremente nuevos agravios a su catálogo de «agravios»», pronostica.

Óscar Benítez
Óscar Benítez
Periodista de El Liberal. Antes, fui redactor de Crónica Global y La Razón; y guionista de El Intermedio.

NOTICIAS RELACIONADAS

SIL
SIL

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

ANÁLISIS / Cuando contar deja de tener sentido

El 27 de agosto publiqué un artículo en este diario titulado “Mejor si dejamos de contar” en el que con cierta ironía...

El alcalde de Llívia deja de militar en ERC por el caos en la Cerdanya

El alcalde de Llívia, Elies Nova, ha informado que deja de militar en ERC por las medidas contra la Covid aplicadas en...

La realidad y los comentarios precipitados

Era de esperar que tras conocerse el resultado de las elecciones del pasado 12 de mayo habrían de multiplicarse los análisis y,...

El Ayuntamiento de Vic amenaza en redes con multar a un comercio que rotula en castellano

Persiste la fijación del nacionalismo con el monolingüismo obligatorio. En esta ocasión, se ha traducido en acoso a un establecimiento en Vic...
- Publicidad -