SIL
SIL
SIL

Puigdemont y Junqueras aparentan enterrar el hacha de guerra entre Junts y ERC en Waterloo

Los líderes de ambos partidos comen juntos tras el indulto otorgado por el Gobierno al secretario general de ERC

Oriol Junqueras, Carles Puigdemont y Carme Forcadell en Waterloo (ERC).

Tras los indultos de los separatistas condenados por el referéndum ilegal del 1-O, uno de los momentos más esperados era el reencuentro entre el expresidente Carles Puigdemont y su número en el Govern en 2017, el republicano Oriol Junqueras. La reunión ha tenido lugar, finalmente, en Waterloo, hasta donde se han desplazado Junqueras y el resto de indultados de ERC para reencontrarse con el hoy eurodiputado fugado de la Justicia española.

No se puede olvidar que Puigdemont falló al separatismo oficial cuando decidió huir de España mientras Junqueras acudía a declarar ante la Justicia y salía del tribunal esposado y con destino a prisión. Desde la posconvergencia se difundió que todo era una estrategia acordada con Junqueras para lograr que la supuesta represión de España tuviera repercusión internacional. Sin embargo, la publicación por parte de ambos de sendos libros el año pasado explicando cada uno su versión de los hechos y culpando al contrario de lo sucedido, permitía constatar que las cosas no tenían apenas nada que ver con lo relatado por los de Puigdemont. A esto se suma que durante los casi cuatro años que ha pasado Junqueras en prisión, el líder de Junts nunca se ha puesto en contacto con él.

Una comida sin reproches

Ahora, ya indultado, Junqueras ha visitado a Puigdemont en Waterloo. Lo ha hecho una semana después de que Puigdemont recibiera en su casa los indultados de Junts. Al salir del encuentro, el líder de ERC se ha limitado a decir que durante el mismo no se ha producido «ningún reproche» y sí se ha acordado «el compromiso explícito de compartir el esfuerzo en la lucha contra la represión». Junto al líder de ERC se han desplazado hasta la localidad belga Raül Romeva, Carme Forcadell, Dolors Bassa y Meritxell Serret. Junto a Toni Comín y el rapero Valtonyc, han celebrado un almuerzo que ha durado algo más de dos horas y del que nada ha trascendido.

Puigdemont, por su parte, ha elegido Instagram y Twitter para dar a conocer su opinión sobre el reencuentro. «Tres años y nueve meses después. Mucho por hablar y por retomar #CatalanRepublic», ha posteado en lnstagram. En Twitter, ha asegurado que ha sido «un honor inmenso reencontraros y compartir en la Casa de la República un rato tan agradable, emocionante y, sobre todo, tan esperado».

¿Habrá más encuentros entre los líderes de Junts y ERC? Seguramente, sí. Al menos, eso es lo que ha dejado entrever Oriol Junqueras tras acabar la comida con Carles Puigdemont. El secretario general de los republicanos, sin embargo, no ha concretado ni fechas ni asuntos a tratar entre ambos. Esta primera reunión, según ha explicado, se ha centrado en hablar de cómo han pasado estos cuatros años a nivel personal y cómo ha afectado a sus respectivas familias.

NOTICIAS RELACIONADAS

SIL
SIL

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

ANÁLISIS / Cuando contar deja de tener sentido

El 27 de agosto publiqué un artículo en este diario titulado “Mejor si dejamos de contar” en el que con cierta ironía...

El alcalde de Llívia deja de militar en ERC por el caos en la Cerdanya

El alcalde de Llívia, Elies Nova, ha informado que deja de militar en ERC por las medidas contra la Covid aplicadas en...

La realidad y los comentarios precipitados

Era de esperar que tras conocerse el resultado de las elecciones del pasado 12 de mayo habrían de multiplicarse los análisis y,...

El Ayuntamiento de Vic amenaza en redes con multar a un comercio que rotula en castellano

Persiste la fijación del nacionalismo con el monolingüismo obligatorio. En esta ocasión, se ha traducido en acoso a un establecimiento en Vic...
- Publicidad -