bnew
bnew
bnew
bnew

¿Consell per la República o club de fans del fugado Carles Puigdemont?

Un repaso por las cuentas de Twitter de los electos permite observar que casi ninguno de ellos tiene personalidad propia

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont anunciando la ID del 'Consell per la República'. TWITTER.

El Consell per la República ha celebrado este fin de semana sus primeras elecciones internas a la Asamblea de Representantes, una especie de Parlament virtual en el que han sido escogidos ciudadanos anónimos y 40 cargos electos catalanes. En sentido estricto, la convocatoria puede considerarse un gran fracaso puesto que 22.216 socios de los casi 89.000 que tenían derecho a votar. Es decir, solo lo ha hecho un 25,7% del censo electoral de este Govern paralelo radicado en Waterloo.

Buena parte de los elegidos pertenecen al partido de Carles Puigdemont, Junts. Sobre todo entre el lado de los cargos electos, que ahora suman a su curriculum el de miembros de esta asamblea con funciones virtuales difícilmente convertibles en realidades. Un paseo por sus cuentas de Twitter permite concluir que la inmensa mayoría de ellos son auténticos fans de Puigdemont. Una segunda conclusión es que carecen de cualquier tipo de personalidad propia, puesto que se limitan a retuitear aquellos mensajes que a diario publican el partido, sus líderes o cualquiera de las numerosas organizaciones satélite de Junts. Y una tercera es que están realmente convencidos de que el Consell per la República tiene más valor en la lucha por la independencia que el Govern en sí.

La utilidad real de esta asociación es más que un misterio. Creada supuestamente para dirigir desde el exterior el día a día del Govern y, a la vez, defender a los llamados «exiliados», ha terminado por convertirse en una suerte de Govern paralelo en el que Junts puede fantasear con que ha ganado realmente las elecciones catalanas. Hay quienes apoyan la fantasía asegurando que la entidad ya tiene más peso entre el separatismo que cualquiera de los partidos independentistas, a pesar de que todos ellos integran la asociación en sí.

El repaso tuitero lleva a descubrir muros delirantes como el del electo Salvador Clarà, concejal en Amer, el pueblo de Puigdemont, y que está realmente convencido de que el Tribunal Supremo acabará cortando el acceso a internet de los separatistas cuando sea consciente de la supuesta fuerza del Consell per la República.

Amenazas a España

Llamativo es también lo que publica en su cuenta el concejal de Junts en Sant Llorenç Savall, Pere Canadell, quien no duda en amenazar a España por «su odio y represión» con motivo de la detención del ex vicepresidente del Parlament, Josep Costa.

Sorprende descubrir entre los electos al periodista Pep Riera, autor de los libros Em dic Carles y Escoltant Guardiola y quien considera que la nueva ley del audiovisual debe contemplar, entre otras cuestiones, la financiación de TV3 y no solo la de RTVE.

El perro infiel de la concejala Queral

No faltan entre estos cargos los que muestran su superioridad ante el resto de españoles con bromas pusilánimes. En este caso, se trata de la concejala de La Ràpita Helena Queral, quien, además de reírse de sus compatriotas, lloriquea porque su perro quiere más a su pareja que a ella.

El sentimentalismo, por otro lado, está en el ADN del buen separatista catalán. Si Queral lamenta que su perro sienta más devoción su pareja que por ella, el pediatra Jordi Fàbrega, diputado de Junts en el Parlament, llora «de emoción y rabia» ante la presencia de Josep Rull en las fiestas de su pueblo.

Hijos de un fracaso

Más contundente se presenta su amiga Teresa Alert, de la misma zona de Cataluña y quien se define como «hija del 1 de Octubre». «No dejaremos que quede en el olvido aquel día», amenaza, «de lucha, padecimiento y valentía de los catalanes».

Núria García i Murcia, concejala de Junts en Matadepera, el pueblo más rico de España, ya se ve eligiendo «en qué organismos internacionales» estarán los separatistas catalanes cuando se independicen.

El camino más fácil

Menos se complica la vida, al menos en Twitter, la también posconvergente alcaldesa de Prades. Lidia Bargas no tiene ningún problema en publicar como propios tuits del partido o, en este caso, de algún líder del mismo.

La esencia de Junts, finalmente, la representa la electa Carmela Fortuny, actual vicepresidenta de la Diputación de Barcelona gracias a un pacto entre la posconvergencia y el PSC que imposibilitó que presidiera ERC la entidad.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
BNEW

Lo Más visto

Llach la lía al publicar en Twitter la fotografía de una mujer musulmana: «Da que pensar»

El cantautor y ex diputado autonómico de Junts Lluís Llach ha indignado a algunos representantes de ERC al publicar en Twitter la...

Triunfa en redes una canción separatista que clama «Puta España»

La hispanofobia propia de parte del separatismo se presenta cada día de forma más descarnada. Si recientemente una presentadora de TV3 habló...

La élite separatista reclama la «independencia» dándose un chapuzón en la piscina de Rahola

Ya en 2017, el periodista Kiko Llaneras evidenció en las páginas de El País que el separatismo es un movimiento respaldado por...

El sector más radical del separatismo aterriza en la realidad

El sector más radical del separatismo catalán vive estos días un sorprendente baño de realidad de la mano de algunos de sus...