SIL
SIL

Los abogados constitucionalistas exigen a los políticos que dejen de «confrontar» a los ciudadanos con la lengua

Los separatistas Cuevillas y Boye presionan a la decana del Colegio de Abogados por el comunicado contra el Govern

Los abogados han dado a conocer su manifiesto a las puertas del Colegio de Abogados de Barcelona.

Casi 1.900 personas han mostrado ya su apoyo a la sección de Derecho Constitucional del Colegio de la Abogacía de Barcelona que recientemente emitió un comunicado criticando al Govern separatista por no defender a la familia de Canet de Mar del acoso de los fanáticos de la lengua. En la misma nota, estos letrados recordaban al Ejecutivo del republicano Pere Aragonés su obligación de cumplir la sentencia del TSJC emitida hace unas semanas y que pone fin a la imposición del catalán en la educación.

El separatista Jaume Alonso Cuevillas, abogado de Carles Puigdemont y diputado de Junts.

Este comunicado ha tenido como consecuencia la presión de los abogados de Carles Puigdemont, el diputado de Jaume Alonso Cuevillas y Gonzalo Boye, sobre la junta de gobierno del colegio profesional, presidida por María Eugenia Gay, para que desautorice a la sección de Derecho Constitucional, según recoge Confilegal. No lo han logrado y, con su actitud, solo han conseguido que cada vez sean más los que muestran su apoyo al constitucionalismo. Así se ha visto este jueves en Barcelona, con la lectura de un manifiesto en el que los abogados constitucionalistas exigen a los «representantes políticos» dejar de «confrontar» a los ciudadanos con la excusa de la lengua.

Un asunto «técnico»

Les piden que «no difundan mensajes poco rigurosos que confunden y confrontan a la población» y les recuerdan que la sentencia del TSJC, además de una cuestión jurídica, es «un asunto técnico, de derecho y educación» y que «son los profesionales de estos sectores quienes han de trabajar para que se cumpla el modelo legal de educación en Cataluña».

Los separatistas de Canet de Mar se manifestaron contra la familia que pidió que el castellano fuera vehicular para su hijo de 5 años.

En el mismo manifiesto, estos letrados exigen al Govern que «cumpla con su función como Administración y facilite el ajuste del sistema educativo a la legalidad y no obligue a judicializar este tema». Y es que, han recordado, si no lo hace, serán los abogados los que tendrán que «solicitar la ejecución de la sentencia» del TSJC «en nombre de las familias y asociaciones afectadas». En el manifiesto, los abogados han condenado «toda discriminación y abuso contra cualquier menor». Una clara alusión al menor de 5 años de Canet de Mar cuya vivienda los separatistas querían «apedrear» sin que el Govern haya hecho el más mínimo gesto de protección.

En estos momentos, «solo hay un 3% de centros (5 de 184) que cumplen con el modelo legal de conjunción lingüística«. Es decir, el modelo en el que tanto el castellano como el catalán son vehiculares y ninguna de las dos lenguas se impone sobre la otra, como sucede en la inmersión. «Es necesario», han subrayado los letrados constitucionalistas, «que familias y centros escolares adapten sus proyectos lingüísticos para ajustarlos a la legalidad y la Generalitat ha de facilitar que se cumpla».

NOTICIAS RELACIONADAS

SIL
SIL

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

ANÁLISIS / Cuando contar deja de tener sentido

El 27 de agosto publiqué un artículo en este diario titulado “Mejor si dejamos de contar” en el que con cierta ironía...

El alcalde de Llívia deja de militar en ERC por el caos en la Cerdanya

El alcalde de Llívia, Elies Nova, ha informado que deja de militar en ERC por las medidas contra la Covid aplicadas en...

La realidad y los comentarios precipitados

Era de esperar que tras conocerse el resultado de las elecciones del pasado 12 de mayo habrían de multiplicarse los análisis y,...

El Ayuntamiento de Vic amenaza en redes con multar a un comercio que rotula en castellano

Persiste la fijación del nacionalismo con el monolingüismo obligatorio. En esta ocasión, se ha traducido en acoso a un establecimiento en Vic...
- Publicidad -