ZFBarcelona

Barcelona, laboratorio ideológico

Como cualquier sociedad y ciudad, Barcelona también precisa de las ideologías como elemento necesario para que los individuos se identifiquen con un sistema de valores, elijan entre una u otra opción política y se encuentren reconfortados psicológicamente. Pero cuando la ideología tiene como objetivo la manipulación y la demagogia al servicio de un fin, entonces se convierte en mentalidad ideologizada. Momento el que, como sucede en Barcelona, la sociedad la rechaza, protesta y no acepta su uso.

Quizás sea por su ascendencia política vinculada con el pensamiento de Karl Marx y su particular teoría de la ideología, que la alcaldesa Ada Colau en este segundo mandato municipal esté desplegando su agenda marxista-comunista para imponer su ideología y su modelo de ciudad. Y todo ello aprovechando la delicada situación derivada de los sucesivos estados de alarma por covid19, decretados por el gobierno y que le han permitido acelerar su gobernanza sobre el tablero de una ciudad en la que por ejemplo están instalando carriles bici sin control o cortando calles al tráfico que acabarán colapsando la movilidad de Barcelona cuando la ciudad recupere su normalidad. 

Continúan aplicando sus medidas ideológicas en movilidad, con una obsesión por perseguir al vehículo privado, sin pensar en las consecuencias reales de reducir el tráfico, sin mejorar la oferta de transporte público y estrangulando la actividad económica y el comercio. Cuando la prioridad debería centrarse en finalizar la Línea 9 de metro o poner en marcha autobuses de alta capacidad como la D30 en la Diagonal, y no reducir de forma drástica e indiscriminada carriles para coche y moto, una medida que acabará bloqueando el distrito del Eixample, y provocando que el tráfico sea peor en zonas que antes estaban libres de atascos. Y todo ello sin consultar a los vecinos, ni comerciantes las medidas de movilidad en Via Laietana, un hecho que provoca cerrar una de las principales conexiones a mercados municipales como Santa Caterina, Barceloneta o Boqueria. No tiene ningún sentido que Via Laietana se convierta en un desierto sin vida los fines de semana.

Ada Colau en este segundo mandato municipal está desplegando su agenda marxista-comunista para imponer su ideología y su modelo de ciudad.

A todo esto, se le añade que representantes de los comunes defendieron retirar la estatua de Colón porque reflejaba el reconocimiento hacia una figura que según su criterio hizo posible la colonización en relación con un presunto genocidio indígena, y que en consecuencia el 12 de octubre no hay nada que celebrar. Posteriormente la alcaldesa Colau defendió mantenerla con una explicación crítica sobre «el personaje histórico». El monumento de Colón fue construido con motivo de la Exposición Universal de Barcelona de 1888 y se convirtió enseguida en uno de los iconos más característicos de la ciudad, no hace falta que Colau nos explique su versión de la historia.  

Otra vez los sesgos de la izquierda, que deliberadamente juzgan la historia con ojos del presente, lo que nos lleva a la manipulación histórica y a la hispanofobia. Cuando la aportación de España a América es innegable, por todo el legado cultural, social, lingüístico, económico, institucional y demográfico que generó a ambos lados del Atlántico. Por eso exigimos la verdad histórica de España y de la contribución de muchos de nuestros antepasados en el continente americano y acabar con el revisionismo histórico.

En vez de actuar desde su memoria selectiva e ideológica, Colau debería auto-aplicarse su denominada “memoria crítica” y preocuparse de cambiar el nombre de la calle Sabino Arana, reconocido machista, racista, xenófobo y etnicista, y que aún tiene su espacio en Barcelona. O garantizar que no se manipule la placa de una calle en el barrio de Gracia para hacer apología del terrorismo de ETA.

Colau debería autoaplicarse su denominada “memoria crítica” y preocuparse de cambiar el nombre de la calle Sabino Arana, reconocido machista, racista, xenófobo y etnicista

Barcelona se ha convertido en un laboratorio ideológico de Colau, quien también promueve desde el Ayuntamiento talleres de okupación para jóvenes fomentando la okupación ilegal en vez de crear la oficina anti-okupas y leyes más eficaces que protejan la propiedad y que venimos reclamando desde hace tiempo por el Partido Popular.

Colau también ha incrementado las ayudas y subvenciones ideológicas a sus “cooperativas amigas” que siguen sumando contratos municipales, como la empresa l’Apòstrof de la que conocíamos que ha incrementado en más del doble su facturación con el Ayuntamiento de Barcelona desde que es alcaldesa con un total de 369.000 euros en cinco años. Una sucursal más de su chiringuito de cooperativas en Casp43.

La herencia de Colau será una Barcelona ideologizada, devaluada y sin ambición, ya son cinco años de desgobierno populista

Y si citamos el caso del proyecto museístico y cultural que supone el Hermitage y la posición política mantenida por este gobierno, estamos en las mismas. Se ha caracterizado por la indefinición e inconcreción y que denota, además de una falta de interés, una falta de proyecto cultural para nuestra ciudad. Desde la llegada de Colau a la alcaldía, Barcelona ha perdido ambición para acoger nuevos proyectos que prestigien la ciudad, aumenten la oferta cultural y suponga creación de empleo.

La herencia de Colau será una Barcelona ideologizada, devaluada y sin ambición, ya son cinco años de desgobierno populista.  El problema va más allá de la aceptación o no de proyectos como éstos, es un problema de fondo ya que aplican sus sesgos a todo. 

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Lo Más visto

El Consejo de Europa da la espalda al separatismo catalán: no admitirá referéndums que no respeten la Constitución

La Comisión de Venecia, órgano del Consejo de Europa encargado de velar por todo lo relativo al derecho constitucional en la UE,...

ENTREVISTA / Santiago Camacho: «La peor mentira sobre la pandemia es la que dice que no se podía prever»

Santiago Camacho es uno de los periodistas españoles que mejor se mueve entre las denostadas teorías de la conspiración. Hipótesis que, en...

Enfrentamientos entre CDR por el fracaso de la protesta en el aniversario de la sentencia del 1-O

Que la movilización separatista en la calle ha perdido intensidad es un hecho. Ya antes de la pandemia del COVID-19 se había...

Colau llama «monstruos» a los defensores de Felipe VI que protagonizan el vídeo de Libres e Iguales en apoyo al Rey

La alcaldesa de Barcelona ha tirado del filósofo Antonio Gramsci para criticar el vídeo que, en defensa de Felipe VI, ha publicado...