ZFBarcelona
ZFBarcelona

Reportaje/ Brians 2 y el ‘otro’ John McAfee

Este miércoles el magnate estadounidense se quitó la vida en el centro penitenciario de Brians 2 en Barcelona

John McAfee, creador del antivirus McAfee, fue hallado sin vida este miércoles en su celda en la cárcel de Brians 2, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), donde cumplía condena desde el 4 de octubre de 2020 por orden de la Audiencia Nacional española.

El conocido magnate fue detenido en el Aeropuerto de El Prat cuando estaba a punto de tomar un avión a Turquía, acusado por Estados Unidos de evadir millones de dólares en impuestos de las ganancias que, presuntamente habría obtenido con actividades como el comercio de criptomonedas.

«Fue detenido en el Aeropuerto de El Prat cuando estaba a punto de tomar un avión a Turquía, acusado por Estados Unidos de evadir millones de dólares en impuestos»

Según fuentes penitenciarias McAfee recibió la notificación de su extradición a los Estados Unidos en la mañana del miércoles. Horas después, encontrarían su cuerpo sin vida en la celda donde habría solicitado descansar unas horas después de la comida.

El excéntrico y polémico multimillonario: «un preso reservado y correcto»

Armas, drogas e impuestos. La excentricidad y los excesos marcaron la vida de McAfee quien reconoció en diversas entrevistas sus adicciones. También la inseguridad que lo dominaba ante el convencimiento de que EEUU conspiraba contra él. Prueba de ello es su huida en 2012 cuando la policía intentaba interrogarlo por la muerte de un vecino suyo en Belice a causa de un disparo en la cabeza. El magnate escapó convencido de que le acusarían del crimen.

«Nunca verbalizó su intención de suicidarse. Hemos sido los primeros sorprendidos», fuentes penitenciarias.

Es importante mencionar tanto la excentricidad y polémica que han marcado la vida de McAfee en libertad como su carácter reservado y su actitud correcta y alejada de todo tipo de conflictos dentro de prisión. Se preguntarán por qué.

En un reportaje publicado por El Liberal en febrero de 2021, Un tabú llamado suicidio: en silencio no se salvan vidas, abordábamos varios aspectos de este grave problema de salud pública que constituye la causa de muerte de una persona cada dos horas y media en España, diez al día, 3600 al año. Entre las cuestiones tratadas en el articulo estaba la multicausalidad y es que, no existe un patrón, ni un perfil capaz de determinar qué persona puede decidir acabar voluntariamente con su vida.

«Este grave problema de salud pública constituye la causa de muerte de una persona cada dos horas y media en España, diez al día, 3600 al año»

Ni presos ni funcionarios esperaban este trágico desenlace en la vida del magnate, un hombre que «desde el principio fue muy correcto con todos dentro de Brians 2 y en ningún momento hizo pensar que tenía una tendencia suicida».

Ni presos ni funcionarios esperaban este trágico desenlace en la vida del magnate, un hombre que «desde el principio fue muy correcto con todos dentro de Brians y en ningún momento hizo pensar que tenía una tendencia suicida»

Así es. Es necesario huir de las etiquetas y prejuicios. Es necesario liberar del estigma a quien decide no seguir adelante porque, entre otras cosas, enjuiciar o etiquetar tal decisión puede evitar una posible prevención.

¿Qué dice la OMS?

¿Qué causas tiene el suicidio? ¿Qué lleva cada año a tantas personas a terminar con sus vidas? ¿Es la pobreza, el desempleo, el deterioro de las relaciones, o la depresión u
otros trastornos mentales graves? ¿Son los suicidios resultado de un acto impulsivo o se deben a los efectos desinhibidores del alcohol u otras drogas?

La conclusión, según el estudio, es que hay muchas preguntas, pero ninguna respuesta sencilla. Ningún factor es suficiente para explicar por qué se suicida una persona; el comportamiento suicida es un fenómeno complejo que se ve afectado por varios factores interrelacionados: personales, sociales, psicológicos, culturales, biológicos y ambientales.

Entonces… ¿Por qué John McAfee ha decidido poner fin a su vida?

Miguel Guerrero, psicólogo clínico especialista en conducta suicida insiste en que «existen varios factores de riesgo conocidos para el suicidio, por lo que pudo ser ocultado (la finalidad y motivación suicida) o impulsivo». A su parecer, «podríamos estar ante un caso de suicidio obsidional«. Es decir, «personas que ven amenazadas su dignidad y antes de caer en manos de la justicia o la ley, prefieren la salida de la muerte para evitar el castigo o la humillación».

Podríamos estar ante un caso de suicidio obsidional. «Personas que ven amenazadas su dignidad y antes de caer en manos de la justicia o la ley, prefieren la salida de la muerte para evitar el castigo o la humillación»

Miguel Guerrero

Un hombre de 75 años que, aparentemente, estaba mentalmente sano pudo, según Guerrero, tomar la fatal decisión tras conocer su extradición a los EEUU. «Evitar la ignominia de entrar en su país por fraude fiscal«.

Proliferan informaciones que ponen en duda el suicidio del magnate

Cada vez se está tomando más conciencia de la necesidad de hablar del suicidio, una amenaza social que hay que contar. Sobre todo, insiste Miguel Guerrero, cuando se trata de una persona socialmente relevante. Sin embargo, existen afirmaciones que, además de huir de toda lógica, constituyen un serio agravante del dolor para aquellas personas que han sufrido en primera persona un intento de suicidio o para todas esas familias convertidas en víctimas de una fatal decisión que ha arrasado sus vidas.

Un polémico tuit de McAfee en 2019: «Si me suicido, no lo hice»

«Recibiendo mensajes sutiles de funcionarios estadounidenses que decían, en efecto: ¡Vamos a por ti McAfee! Nos vamos a suicidar. Hoy me hice un tatuaje por si acaso. Si me suicido, no lo hice»

Recuperando este tuit del creador del famoso antivirus, hay quienes ponen en duda la certeza de que su muerte haya sido voluntaria. Mientras fuentes penitenciarias aseguran a este diario que «a pesar de ser algo que no esperaban, no cabe duda de que se trata de un suicidio», algunas publicaciones ponen sobre la mesa la duda. También la familia del magnate, que habría pedido al juez encargado del caso en Martorell (Barcelona), una segunda autopsia.

Llegados a este punto, es importante tomar el asunto con respeto y distancia para no caer en el error de restar importancia ni banalizar algo tan trágico como el suicidio de una persona porque, como decía Guerrero, a pesar de barajar sus propias teorías conspiranoicas hacia su persona, pudo tomar la fatal decisión de forma impulsiva ante la inminente extradición a los EEUU.

«Las dudas del caso, deben aclararse en el ámbito judicial. Al resto nos toca ser respetuosos y responsables. Que se dude del suicidio tiene mucho que ver con el morbo y el estigma que rodean estas muertes. No dudaría nadie si fuera un infarto», insiste el profesional.

«Las dudas del caso, deben aclararse en el ámbito judicial. Al resto nos toca ser respetuosos y responsables. Que se dude del suicidio tiene mucho que ver con el morbo y el estigma que rodean estas muertes. No dudaría nadie si fuera un infarto»

Miguel Guerrero

Sin prisa pero sin pausa

Ahora es la justicia quien debe hacer su trabajo y esclarecer los detalles de la muerte de McAfee, ese recluso reservado y ejemplar que vivió varios meses en Brians 2 sin levantar ningún tipo de sospecha y leyéndose todos y cada uno de los libros disponibles en el centro penitenciario. Una persona con un pasado excéntrico y con gran nivel de vida que se adaptó perfectamente a la privación de libertad (otro posible factor causal) y de lujos a su alcance.

«Ahora es la justicia quien debe hacer su trabajo y esclarecer los detalles de la muerte de McAfee, ese recluso reservado y ejemplar que vivió varios meses en Brians 2 sin levantar ningún tipo de sospecha y leyéndose todos y cada uno de los libros disponibles en el centro penitenciario»

¿Quién sabe qué motivó a John McAfee a hacerlo? ¿Se pudo evitar? Esas son las preguntas que como sociedad debemos plantearnos porque, por doloroso que sea, este es un problema de todos y cada uno de nosotros. Un problema que, por suerte, tiene solución. Muestra de ello son la gran cantidad de testimonios de personas que un día pensaron acabar con su vida pero decidieron luchar y hoy nos regalan una historia de superación que pone de manifiesto que la luz al final del túnel no es un espejismo, sino una realidad. Para eso, contamos, además, con miles de profesionales que trabajan sin descanso en la prevención del suicidio. Sin ir más lejos, la Unidad Hospitalaria Cicerón, desde donde amablemente el psicólogo Miguel Guerrero ha atendido a este diario.

«¿Quién sabe qué motivó a John McAfee a hacerlo? ¿Se pudo evitar? Esas son las preguntas que como sociedad debemos plantearnos porque, por doloroso que sea, este es un problema de todos y cada uno de nosotros»

Si alguien se encuentra en una situación desesperada debe saber que hay un sistema que lo apoya, un teléfono donde encontrará a profesionales que le tenderán una mano y una sociedad que le necesita.

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -
Bnew2021

Lo Más visto

ENTREVISTA | Rebeca Argudo: «La entronización de la víctima me parece perversa»

Azote del feminismo hegemónico y de la izquierda identitaria, Rebeca Argudo lleva un tiempo pisando todos los charcos posibles que se le...

El separatismo vuelve a las andadas contra España con la excusa del incendio forestal de Llançà

Cualquier excusa es buena para el separatista medio cuando de atacar a España se trata. El problema viene cuando son las propias...

En plena pandemia, pedimos al presidente Macron que frene el separatismo catalán

Nadie lo ha olvidado. El 23 de febrero de 2020, Francia pone en marcha un plan de respuesta a la pandemia de...

El infierno fiscal de Cataluña: es la comunidad que más castiga a las rentas medias y bajas

La fuerte presión fiscal a la que se somete a los ciudadanos catalanes se ha dado en llamar últimamente como el «infierno...